Cd. Juárez, Chihuahua. Han pasado 20 años del hallazgo de los cuerpos de Claudia González, Esmeralda Herrera y Laura Ramos, pero el clamor de justicia aún se escucha fuerte en Campo Algodonero, como un eco de todas las voces que resuenan en México por la violencia feminicida que se cobra la vida de 10 mujeres cada día.

“Redignificar y hacer memoria de las víctimas y sobrevivientes es fundamental para el derecho a la verdad, paso imprescindible para el acceso a la justicia, a la reparación integral y a las garantías de no repetición”, Belén Sanz, Rep. de ONU Mujeres México

Es por ello que este 25 de Noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el Gobierno del municipio de Cd. Juárez y del estado de Chihuahua, en coordinación con la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM) y ONU Mujeres México, en el marco de la Iniciativa Spotlight, participaron en el acto solemne “Memoria y Dignidad de las Víctimas del Campo Algodonero”, realizado en el ahora Memorial donde fueron halladas los restos de las tres jóvenes, el 6 de noviembre de 2001.

El evento buscó honrar su memoria para fomentar un espacio de reconciliación y diálogo con las sobrevivientes de violencia de género, con sus familias y con la sociedad civil. 

“No queremos que ninguna madre más, ninguna familia más, viva lo que nosotros vivimos cada día”, Norma Laguna, defensora y madre de víctima de feminicidio

“Redignificar y hacer memoria de las víctimas y sobrevivientes es fundamental para el derecho a la verdad, paso imprescindible para el acceso a la justicia, a la reparación integral y a las garantías de no repetición, para que esto no vuelva a suceder a ninguna niña ni mujer”, destacó Belén Sanz, Representante de ONU Mujeres México.

El hallazgo de los cuerpos de las tres jóvenes es clave para México por haberse convertido en un referente para la búsqueda de justicia de las mujeres y por haber evidenciado el contexto generalizado de violencia sistemática contra ellas en Cd. Juárez, en el estado de Chihuahua y, en general, en todo el territorio nacional.

Norma Ledezma

Hace 20 años, sus familias, tras haber agotado las instancias nacionales, iniciaron un procedimiento ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CiDH) obteniendo una sentencia de la misma contra el Estado mexicano: el emblemático “Caso González y otras” (“Campo Algodonero”) Vs. México, del 16 de noviembre de 2009.

“Tómennos en cuenta para las investigaciones, para las políticas públicas, para los protocolos. Queremos seguir avanzando”, Norma Ledezma, defensora y madre de víctima de feminicidio

“Nosotros, aunque tenemos este dolor tan grande seguimos porque no queremos que ninguna madre más, ninguna familia más, viva lo que nosotros vivimos cada día. Luchamos por sobrevivir todos los días”, declaró Norma Laguna, madre de Idaly Juache, víctima de feminicidio en Cd. Juárez.

El Memorial de Campo Algodonero fue levantado a partir de la sentencia de la CiDH contra el Estado mexicano.
Hace 20 años, aquí fueron encontrados los cuerpos de Claudia González, Esmeralda Herrera y Laura Ramos

Otras familias e integrantes de la sociedad civil organizada presentes en el acto solemne también aprovecharon la presencia de las autoridades locales y federales para exigir escucha, unidad y justicia, además de la necesidad de recursos humanos y financieros en las fiscalías y la atención a víctimas; la revisión del andamiaje jurídico, y la urgencia de colocar a las mujeres en el centro de las políticas públicas.

“Aquí están nuestras manos. Tómennos en cuenta para las investigaciones, para las políticas públicas, para los protocolos. Queremos seguir avanzando”, dijo Norma Ledezma, fundadora de la organización Justicia para Nuestras Hijas a raíz del asesinato de su hija, Paloma Escobar, en 2002.

“Hoy, el estado de Chihuahua está gobernado por mujeres. (…) Hay esperanza. Vengo a pedir su confianza en un Gobierno que acaba de empezar”, María Eugenia Campos, Gobernadora del estado de Chihuahua

En respuesta a los testimonios y las demandas de justicia, la Gobernadora del estado de Chihuahua, María Eugenia Campos, se disculpó por la desatención a las familias de las víctimas y se comprometió a impulsar un trabajo interinstitucional, con reuniones bimestrales en Cd. Juárez, con ella presente, para atender la sentencia de Campo Algodonero.

“Tengan la seguridad que las comprendo. Hoy, el estado de Chihuahua está gobernado por mujeres. (…) Hay esperanza. Vengo a pedir su confianza en un Gobierno que acaba de empezar”, dijo la Gobernadora.

En el evento también estuvo presente la Comisionada Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM), Fabiola Alanís, quien hizo un llamado a las autoridades responsables de la procuración e impartición de justicia para atender a las mujeres.

Nos están quedando a deber a las mujeres de este gran país, le están quedando a deber a las víctimas y a las víctimas indirectas. No podemos permitir que cada año solamente el 1% de los delitos cometidos por razones de género sean juzgados con una sentencia condenatoria”, destacó la Comisionada.

“Nos están quedando a deber a las mujeres de este gran país (...) No podemos permitir que cada año solamente el 1% de los delitos cometidos por razones de género sean juzgados con una sentencia condenatoria”, Fabiola Alanís, titular CONAVIM

“Desde Spotlight, desde ONU Mujeres y varias agencias de las Naciones Unidas, estamos trabajando de la mano con la sociedad civil y con las instituciones del Estado en distintos niveles para llevar a cabo este acompañamiento; entre otras, hemos acompañado al Congreso estatal para la presentación de un paquete de reformas legislativas que está orientado a eliminar todas las disposiciones discriminatorias en la ley existentes para el estado de Chihuahua que garantizan acelerar el acceso a la justicia. Esperamos que esas reformas que ya son ley vigente se materialicen en una realidad”, concluyó la Representante de ONU Mujeres México.

En el acto solemne se colocaron flores en honor a las mujeres víctimas de feminicidio.
ABRAZO. Belén Sanz, Representante de ONU Mujeres México, y la Gobernadora del estado de Chihuahua, María Eugenia Campos. FOTO: Marcela Erosa/ONU Mujeres México

Texto: Eloísa Farrera /Iniciativa Spotlight México
Fotos: Marcela Erosa y Eloísa Farrera/ONU Mujeres México- Iniciativa Spotlight México