Ciudad Juárez, México. El confinamiento derivado de la pandemia por COVID-19 tuvo como consecuencia un alza en la violencia contra las mujeres y las niñas. Según cifras de ONU Mujeres, la violencia contra las mujeres en el hogar en México aumentó en un 60%. La Iniciativa Spotlight, en alianza con el Gobierno de México, la Unión Europea (UE) y las Naciones Unidas (ONU), buscan contribuir a prevenir y erradicar el feminicidio en México. Por esa razón es que, a través del Programa de Pequeñas Subvenciones, apoyó  a la organización Casa Amiga para brindar atención psicológica y asesoría legal para mujeres en situación de violencia en Ciudad Juárez.

 

Era el inicio de los años noventa. Perdida en una hemeroteca, una mujer se daba a la tarea de documentar la desaparición y el asesinato de cientos de mujeres en Ciudad Juárez. Si bien cada historia se abordaba como un evento aislado, ella sabía que se trataba de un fenómeno mucho más complejo al que nadie estaba dando importancia.

Esther Chávez Cano (Foto: Eloísa Farrera)
Esther Chávez Cano

Esther Chávez Cano (1933-2009) nació en Chihuahua y trabajó toda su vida como contadora en Ciudad Juárez. No fue sino hasta su retiro que se volvió una de las activistas más reconocidas a nivel global.

Articulista del Diario de Juárez, Esther comenzó a detectar una preocupante frecuencia en los casos de mujeres asesinadas. Más tarde, y acompañada de otras mujeres del estado, construyó la base de datos del caso que ahora conocemos como las "Muertas de Juárez".

“Esther era una defensora de las mujeres nata, y dedicó sus últimos años de vida a la lucha por erradicar el feminicidio y la violencia contra las mujeres”, Nancy Carrera, Coord. Intervención Casa Amiga

Para 1999, la labor de Esther y el caso de las "Muertas de Juárez" había dado la vuelta al mundo, poniendo en la mira de investigadoras mexicanas e internacionales el fenómeno del feminicidio en la ciudad fronteriza con Estados Unidos.

Pero la investigación no era la única cara de la moneda: “En el '99 le preguntan a Esther que qué pasa con las mujeres vivas, las que sobreviven, pero tienen dificultades. Es así como nace Casa Amiga”, nos dice Lydia Cordero, la ahora directora de la organización.

 

PIONERAS EN LA ATENCIÓN INTEGRAL

Casa Amiga fue el primer centro de atención en Chihuahua en ofrecer un acompañamiento integral (psicológico y jurídico) para mujeres, niñas, niños y adolescentes sobrevivientes de violencia sexual y familiar. Se trataba de un servicio urgente, pues “Ciudad Juárez ocupa uno de los primeros lugares en la República de delitos familiares y violencia sexual”.

Nancy Carrera

Ahora, 20 años más tarde, Casa Amiga es uno de los lugares más emblemáticos de la lucha por el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia. La casa está ubicada en la periferia de Ciudad Juárez, lugar estratégico para atender a cientos de mujeres migrantes y trabajadoras de las maquilas que no cuentan con otras redes de apoyo.

En este contexto, la organización ha construido un modelo integral dividido en tres ejes: la intervención, la prevención y la asesoría.

 

INTERVENCIÓN CON TERAPIA

Casa Amiga atiende y acompaña a sobrevivientes de violencia sexual o familiar. “Al principio las mujeres llegan con muchos miedos, nervios y culpas de tomar un proceso terapéutico, porque muchas veces ellas piensan que son las responsables”, dice Nancy Carrera, Coordinadora de Intervención en Casa Amiga.

“Es importante que (las mujeres) sepan que tienen derechos, que identifiquen los tipos de violencia para que puedan poner un alto y decir ‘No’”, Nancy Carrera

Por ello, la intervención comienza siempre con procesos terapéuticos que permiten a las mujeres identificar los tipos de violencia que viven y encontrar la fuerza para poner un límite: “En la terapia se empodera a las mujeres para que puedan presentar sus denuncias, y ya entonces les ofrecemos acompañamiento legal”.

“Las usuarias se dan cuenta que pueden hacer algo por ellas mismas y por más mujeres poniendo las denuncias”, agrega Nancy.

REEDUCACIÓN PARA LA PREVENCIÓN

Lydia Cordero

Casa Amiga también trabaja con niñas, niños y adolescentes en un proceso de reeducación para la prevención. Conscientes de que la violencia es un proceso cíclico y repetitivo, su labor busca educar a los más jóvenes en materia de derechos y ofrece alternativas a las madres de familia para fomentar el cambio, la reinvención.

“Buscamos incidir en la erradicación de la violencia contra las mujeres, y eso conlleva un trabajo de prevención. Debemos transformar los patrones sociales de enseñanza, de cómo nos relacionamos entre mujeres y hombres”, Lydia Cordero, directora Casa Amiga

Además, trabaja con hombres generadores de violencia. Su metodología atiende no solo el problema de la violencia sino los patrones relacionales y de comportamiento que la caracterizan.

“La cultura en la que vivimos no nos da el conocimiento a las mujeres. Es importante que sepan que tienen derechos, que identifiquen los tipos de violencia para que puedan poner un alto y decir ‘No’. Es un mensaje importante también para las demás mujeres, de que se puede vivir una vida libre sin violencia”, destaca Nancy Carrera.

ASESORÍA CON VOLANTES Y LÍNEA DE ATENCIÓN

Con la llegada de la COVID-19 a México, Casa Amiga observó la urgencia de ofrecer más espacios seguros para las mujeres de Ciudad Juárez: “sabíamos que el confinamiento iba a agravar mucho las situaciones de violencia, pues las mujeres se verían obligadas a permanecer en casa con sus agresores”.

Por ello, tres organizaciones de la ciudad se unieron para distribuir folletos y volantes, utilizando espacios estratégicos como tienditas de abarrotes y centros comerciales para difundir sus servicios.

“Queríamos hacerle saber a las mujeres que el confinamiento no era sinónimo de aguantar violencia, que había servicios disponibles para ayudarlas”, dice Nancy. A través de los volantes, Casa Amiga ofrecía una línea de atención 24 horas y servicios de consejería.

FORTALECIDAS CON SPOTLIGHT

En este contexto, y en el momento indicado por la ola de contagios, dicen, es que Casa Amiga se enteró y participó en la convocatoria de Pequeñas Subvenciones de la Iniciativa Spotlight. 

“Las usuarias se van reconfortadas, con esperanza, haciendo cambios en su vida personal y familiar. Es muy satisfactorio ver que se lleven el conocimiento para poner límites y romper los círculos de violencia”, Nancy Carrera

La organización contaba con la línea de atención, pero era un servicio insuficiente: “para nosotras era muy importante atender en nuestro espacio porque la mayoría de las mujeres no puede hablar en casa. Necesitábamos proveer un espacio seguro para ellas”.

Con el recurso se contrató a dos psicólogas y a una abogada para dar asesorías y acompañamiento presencial de manera gratuita. Casa Amiga también colocó computadoras en sus salas, de manera que las beneficiarias pudieran tener sesiones terapéuticas en línea desde un espacio seguro y privado. Las psicólogas atendían desde habitaciones adyacentes, respetando así las medidas sanitarias y permitiendo que las mujeres saludaran y se despidieran de sus terapeutas en persona. 

Este proyecto, realizado en colaboración con la Iniciativa Spotlight, les permitió no solo atender a las mujeres de Ciudad Juárez sino también poner denuncias por violencia familiar y sexual contra niñas y niños.

Esther Chávez Cano dedicó su vida a los derechos de las mujeres, lucha que hoy se aviva entre los pasillos y las habitaciones de Casa Amiga. Ante la desgarradora realidad en la que viven miles de mujeres en Ciudad Juárez, la memoria de Esther ilumina la periferia y las abraza, les muestra el camino y las acompaña en el difícil caminar hacia una vida libre de violencia. Hoy, Casa Amiga continúa con la labor de Esther: ofrecer una vida diferente para las vivas de Juárez.

Texto: Elena Coll Guzmán y Martina Spataro Tron

Fotos: Celsa Calderon y Eloísa Farrera (Foto Esther Chávez Cano)

 

CONOCE LA HISTORIA EN VIDEO:

 

Conoce también las historias de Justicia para Nuestras Hijas, Las Sabinas y Centro de Estudios Ecuménicos, algunas de las 28 Organizaciones de la Sociedad Civil beneficiadas por el Programa de Pequeñas Subvenciones implementado en 2020 y 2021 en el marco de la Iniciativa Spotlight en México.