Sonic* tiene siete años y dice que cuando sea grande quiere ser policía para proteger a su mamá. Cuando lo dice, Marcela* y él se miran con cariño y se abrazan. Es todo lo que quieren: estar juntos y protegerse uno al otro, para volver a empezar de cero.

La Estrategia de Alojamiento Temporal y Gratuito en hoteles para mujeres y sus hijas e hijos sobrevivientes de violencia, implementada en el marco de la Iniciativa Spotlight en México en coordinación con autoridades federales y locales, les dio una tregua para empezar terapia psicológica y pensar en construir un nuevo plan de vida. Esto, después de atravesar por varias dificultades de salud, familiares y económicas, y de que Sonic fuera víctima de violencia sexual.

Todo empezó con una hernia inguinal que le salió a Marcela hace unos años y que poco a poco fue deteriorando su salud. Eso afectó su trabajo y, por lo tanto, sus ingresos, lo que acarreó problemas económicos dentro de la casa que compartían con su madre y otra hija, emparejada con un hombre que en ocasiones era agresivo.

Cuando tuvo la oportunidad de operarse en otra ciudad y parecía que podría recuperar su vida, ocurrió un quiebre definitivo que no se esperaba: su familia se molestó con ella por vender algunos de sus bienes y por no estar para el parto de la otra hija. Al volver de su alta médica se encontró con que su familia ya no vivía en la misma casa y nadie le contestaba el teléfono.

VULNERABLES Y SIN CASA

Marcela y Sonic se quedaron en la calle. Empezaron un peregrinar para buscar dónde dormir y que terminó con la peor experiencia de sus vidas.

Por fin habían encontrado unos cuartitos que rentaba un hombre. Una noche, Sonic ya tenía sueño y se subió a acostar, mientras su madre lavaba los platos de la cena en el patio de la casa. Un instinto le dijo que algo andaba mal: fue al cuarto, la puerta estaba trabada y cuando se asomó por una ventana, vio que el sobrino del hombre que les rentaba estaba desnudo, sobre su hijo.

Desesperada jaloneó la puerta hasta que logró abrirla y se fue a golpes encima del muchacho. Él trató de justificarse con que estaba jugando, con que no era nada malo, y su tío insinuó que el niño algo habría hecho para provocarlo.
Furiosa, tomó a su hijo de la mano y salieron corriendo de ahí, tan desesperados que casi los atropellan, recuerda. Hasta que alguien les preguntó si estaban bien y los acercó a una patrulla de policía.

“No estábamos muy lejos de ahí y pues le dije lo que había pasado y fue cuando me dijo que si quería denunciarlo y le dije que sí, o sea no lo dudé y fue cuando nos llevaron directamente ahí al (Centro) de Justicia de la Mujer”.

ESTRATEGIA DE ALOJAMIENTO SPOTLIGHT: SU SALVAVIDAS

Además del shock de la agresión sexual contra Sonic, se quedaban otra vez en la calle.

Ahí fue donde las autoridades les contaron de la Estrategia de Alojamiento y los trasladaron a un hotel de Grupo Posadas. Recibieron un kit de productos básicos de higiene y unos pants, que ella viste en color rojo y el niño en azul marino. Él disfruta pidiendo salchichas y papas a la francesa en la comida, que se les ofrece sin ningún costo, y cuando están en el cuarto se entretiene girando en la silla del escritorio, mientras va recuperando la alegría y vuelve a confiar en las personas, explica su madre.

El alojamiento implicó por fin poder irse a dormir con calma, sin la incertidumbre de no saber qué harían al día siguiente ni seguir peregrinando. Y además, la terapia psicológica que reciben como parte de los apoyos ha hecho una diferencia en sus vidas.

“Ya en estos días que hemos estado aquí yo tuve tiempo pues sí para relajarme, para meditar muchas cosas. Me sirvió mucho que me hablaba diario la psicóloga", contó.

”Y pues ya ahorita ya tengo más cosas claras. Ya estoy un poquito ya más relajada, ya puedo pensar yo ahorita un poquito ya más las cosas, ya quiero pues superar junto con mi hijo el momento que vivimos y sí quiero seguir con la terapia, con un tratamiento para poder otra vez tener una vida normal”, agregó.

La Estrategia de Alojamiento, creada por UNICEF y UNFPA en el marco de la Iniciativa Spotlight durante el aumento de la violencia contra las mujeres a causa del confinamiento por COVID-19, empezó a implementarse en septiembre de 2020. Hasta abril de 2022, el proyecto había apoyado a 331 mujeres y 426 niñas, niños y adolescentes en 19 ciudades de México.

Para todas ellas, como lo fue para Marcela, este apoyo es una nueva oportunidad de volver a empezar sin violencias.

“Se van abriendo así como caminos, como luces de que te están dando así como un empujoncito, para que sigas echándole ganas, sigas saliendo adelante. Y creo que ahorita mi luz, mi esperanza, mi fuerza, mi fe, es mi hijo”.

*Los nombres de las personas entrevistadas fueron cambiados por seguridad.

Texto: Itxaro Arteta/UNFPA México

 

CONOCE LA HISTORIA EN VIDEO:

 

Conoce también las historias de Soledad y Gloria, otras mujeres beneficiadas por la Estrategia de Alojamiento Temporal y Gratuito implementada en el marco de la Iniciativa Spotlight en México.